Viviendas Eficientes

Que nuestras viviendas sean eficientes no es una opción. No planteamos ninguna vivienda que no sea eficiente y que no cumpla con los más altos estándares energéticos.

Diseñamos desde los primeros esbozos pensando ya en los parámetros y las características que ha de reunir la vivienda para que sea de la más alta calidad.

Desde la orientación, el aislamiento o los sistemas energéticos, entre otros factores, conseguimos que las viviendas tengan una calificación energética superior a la máxima establecida por normativa.

Existen estándares energéticos opcionales que podemos seguir a la hora de proyectar y construir la vivienda (PassivHaus, Breeam o Green Building por ejemplo), pero cuestan bastante dinero a la hora de certificarlos y su utilidad se limita a un sello en un certificado.

Lo que realmente importa es que la vivienda cumpla los requisitos y que el usuario pueda disfrutarla.

Este tipo de viviendas consiguen ahorrar hasta un 70% en los costes energéticos. Tanto de calefacción, como de electricidad o agua caliente/fría respecto a una vivienda normal.

Es cierto que son viviendas más caras (+10% aprox.), pero siempre decimos que es una inversión -no un gasto-, ya que entre 5 y 7 años se rentabiliza lo invertido. A partir de ahí ya es todo ahorro.